Educación

27 de Agosto de 2020

Adolescentes: “Niños en cuerpos grandes”

La docente Silvana Cardoso nos informa y aconseja sobre como llevar adelante la relación entre padres e hijos reflejando en este artículo ejemplos claros que suelen ocurrir en la vida cotidiana de las familias. "El acompañamiento a nuestros jóvenes en esta etapa es fundamental", afirma la licenciada en trabajo social.

A lo largo de muchos años, he escuchado de muchos padres que sus hijos ya son grandes, que todos los adolescentes son así, como dando por hecho que ya sus hijos son responsables del 100% de sus actos, como si se desdibujara la figura y responsabilidad paterna.

Entonces partiendo de esa afirmación se permiten conductas que no son apropiadas para ellos; se permite el alcohol (porque todos lo hacen), se permite que vayan a una fiesta clandestina, o salir al boliche en forma prematura, que abandone la escuela e incluso otras acciones aún de más riesgo.

Y aunque todos sabemos que la maternidad/paternidad no es algo para nada fácil y que nadie tiene la verdad absoluta sobre el tema, es fundamental el rol de padres que estemos dispuestos a asumir, ya que autoridad no es autoritarismo, sino el mismo cuidado que tenemos con nuestros hijos a la hora de enseñarles a caminar.

Entonces repensemos nuestra obligación de cuidado y protección que tenemos como adultos. Lo invito a responder estas preguntas:

 ¿Le revisa el celular a su hijo? ¿Está al tanto de su vida virtual?

 ¿Le permite hacer previas en su casa?

 ¿Habla sobre sexualidad con su hijo/a?

 ¿La educación se negocia?

 ¿Selecciona las amistades de su hijo?

Primero deje decirle que la intimidad en su hijo es importante. Los adolescentes están buscando formar su propia personalidad y con ello van a buscar ser diferentes que sus padres, entonces antes que revisar su mundo apele al diálogo, o mejor, a la escucha, a mostrar interés por las cosas que a ellos les interesa (aunque a veces pensemos que es tonto, o irrelevante).

En esta etapa, su hijo/a buscará identificarse con sus pares: sus amigos son lo más para ellos, entonces antes de permitir o prohibir un juntada de adolescentes que probablemente lleven alcohol, dialogue sobre el tema (los pro, los contra) y establezca normas: no está todo permitido ni tampoco todo prohibido, aunque es difícil buscar un equilibrio, usted sigue siendo el adulto responsable no solo de su hijo sino de quienes vayan a su casa. Estableciendo algunas pautas le va a dar confianza a su hijo de cómo actuar, también en aprender que no da todo lo mismo.

Con respecto a la sexualidad, y aunque ellos tengan acceso a mucha información en las redes sobre el tema esto no significa que estén bien informados. Entonces sin imponer, trate de hablar sobre el tema, y si no puede busque a algún profesional que lo haga: un doctor pediatra para los varones, una ginecóloga para las mujeres, la enfermera de la salita, o alguna tía que sea referente para él/ella. Tengo la leve sensación de que tenemos más costumbre de llevar a nuestras jóvenes niñas al doctor que a nuestros hijos varones, entonces terminan teniendo ellas mejor y más información. No permita que esto pase.

Recuerde que el mayor riesgo no es un embarazo no deseado, sino el contagio de alguna enfermedad venérea.

En cuanto a la educación, me han tocado largos monólogos tratando de convencer a un joven de que vuelva a estudiar, y mientras trataba de hacerlo muchos padres repetían que “ya era grande, que lo manda y no va, que se la pasa con los videos juegos hasta la madrugada y que por ello no iban…”. Un no a tiempo será un acierto. Los jóvenes son el hoy no el futuro, hoy necesitan ir a estudiar, a vivir la experiencia de una escuela secundaria no solo por el contenido que ofrecen sino para fortalecer lazos sociales con sus pares: aprender lo que es tener un mejor amigo, la desilusión de un primer amor, etc.

No se olvide que, si bien el protagonista de esta historia es su hijo/hija, usted ocupa un papel principal: No crea que por el hecho de que su hijo tenga barba ya es adulto, son niños en cuerpos grandes y si confiamos en ellos y mantenemos una escucha activa que permita que nos cuenten sus cosas: aciertos y errores, lograremos que nuestros jóvenes crezcan bien y sanos.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en CorreLaVoz.net?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!